BLOG DE LA PARROQUIA DE TORRIJOS

RESTAURACIÓN IGLESIA DE LAS COLONIAS

Julio 2021

UN TEMPLO REFORMADO

Teníamos muchísimas ganas de ofrecer a nuestro muy querido Beato Francisco Pérez de Godoy el obsequio-regalo en el 450 aniversario de su martirio. Y, después de consultar lo que pretendíamos, nos pusimos manos a la obra. Y ya sabemos, las reformas comienzan, pero nunca se sabe hasta donde llegarán y cuando finalizarán. Nos han faltado algunos días para poder habilitar la iglesia reformada en el día de su fiesta, 15 de julio. Algún retraso llevamos. La verdad es que el proyecto se ha podido llevar a cabo y, como siempre ocurre, gracias a la intervención de una serie de personas que han puesto de su parte gran dosis de amor, de buena voluntad, generosidad para dedicar tiempo y hasta su dinero para poder conseguir algo verdaderamente digno en el culto al Señor. Ni que decir tiene que quienes están llamados a más beneficiarse son los vecinos de ese barrio tan singular y tan joven... el barrio denominado de Las Colonias.

 

Con la reforma del templo se deberán multiplicar las acciones religiosas en él, Eucaristías más frecuentes, rezo del santo Rosario, exposiciones con el Santísimo y reuniones de formación. Aparte de las imágenes de los Sagrados Corazones de Jesús y María que ocuparán lugar preferencial, hemos querido dar más relieve al Vía Crucis y añadir algunos santos que nos parecen de cierta actualidad o de significada necesidad para los tiempos actuales: S. Pío de Pietrelcina, Santo Domingo Sabio, La Sagrada Familia de Nazaret y la santa obligada por su parentesco con el Beato, santa Teresa de Jesús. El sacramento de la Penitencia ha cobrado más presencia, ahora arropado con el santo Cristo que casi había pasado desapercibido por su anterior colocación. Hemos ensanchado el presbiterio realzando el puesto central del sagrario y la venerada imagen de nuestro santo.

¡Qué todo sea para mayor honra y gloria de Dios y bien de nuestras almas!

Vista General Iglesia

Vista general después de la restauración

Beato Francisco Pérez de Godoy

Altar e imagen del Beato

Colonias_edited.jpg

Altar e imagen del Beato

INICIO RECUPERACIÓN HOSPITAL SANTÍSIMA TRINIDAD

2018 - actualidad

EN PROCESO DE RECUPERACIÓN

El edificio histórico del siglo XVI recuperado legalmente hace muchos años ha ido experimentando un sin número de etapas desde aquellos comienzos, la del adecentamiento, diversos tipos aprobaciones, dineros, apuntalamientos, planificaciones, patrimonio, cambios de gobiernos, construcciones,  hasta llegar el día de hoy, donde se puede ir visitando con todas la medidas de seguridad sanitarias debido a la pandemia mundial que aún afrontamos, la covid-19. El actual equipo de gobierno,  nos quiere mostrar y que redescubramos este magnífico edificio que sirvió entre otras muchas cosas, de hospital en Torrijos, llamado de la “Santísima Trinidad” mandado construir por Doña Teresa Enríquez.

Estas actuaciones forman parte de la primera fase, (dentro de las fases de restauración),  de un proyecto de gran envergadura que busca frenar el deterioro del inmueble y redescubrir dicho monumento para poder acabar dotándole de nueva vida con un fin cultural unido a la promoción del mismo como recurso turístico.

Vista Aérea del Hospital y Capilla

Vista aérea del Hospital y Capilla

Detalles del Hospital "Santísima Trinidad"

Detalles del Hospital "Santísima Trinidad"

Claustro Hospital Santísima Trinidad

En proceso de recuperación

Inicios de la recuperación del claustro

Inicios de la recuperación del claustro

Inicios de la recuperación. Interior

Inicios de la recuperación. Interior

Parte exterior del Hospital

Parte exterior del Hospital

MUSEALIZACIÓN MONASTERIO STA. MARÍA DE JESÚS

4 de Marzo de 2019

SE TRANSFORMA EN UN AUTÉNTICO MUSEO AL AIRE LIBRE

Los restos arqueológicos del antiguo Monasterio Franciscano de Santa María de Jesús, construido en el siglo XV por Juan Guas en Torrijos (Toledo), bajo mandato de Doña Teresa Enríquez que presenta una planta muy similar a la del monasterio de San Juan de los Reyes de Toledo se han consolidado para evitar su deterioro y al mismo tiempo, se han puesto en valor para que el público pueda tener una idea clara, mediante su visita, de cómo era la traza de este edificio, del que quedan expuestos a la vista los cimientos de la nave de su iglesia, varias fosas y el inicio de los claustros. Estas actuaciones, que se espera finalicen en el presente mes de marzo, constituyen la primera fase de un proyecto más amplio en este enclave que reforzará aún más si cabe a la villa de Torrijos como destino turístico.

Planta Monasterio Sta. María de Jesús

Vista aérea de las ruinas del Monasterio

Musealización Monasterio Santa María de

Finalización de los trabajos de recuperación

Monasterio Sta. María de Jesús, Torrijos

Antes de su musealización

MUSEO DE LA COLEGIATA DE TORRIJOS

26 de Febrero de 2019

El Museo de la Colegiata de Torrijos luce espectacular tras su remodelación

 El Museo de la Colegiata presenta ahora una nueva configuración que facilita un recorrido visual más organizado y otorga un mayor realce a las piezas artísticas exhibidas, gracias a integrar los soportes expositivos de la muestra sobre Alonso de Covarrubias y Teresa Enríquez. Una remodelación que ha sido posible gracias al Ayuntamiento de Torrijos y a la Parroquia de la localidad y que supone uno de los más importantes legados que ha generado el propio Centenario.

En el Museo de la Colegiata, abierto en la Sacristía en el año 2002 gracias a la labor de la asociación “Amigos de la Colegiata”, se exhiben los bienes muebles más significativos conservados. Entre ellos, destacan piezas de orfebrería y ropas sacras que formaron parte del ajuar fundacional donado por Teresa Enríquez a inicios del siglo XVI, como el cáliz Lordanus y que muy probablemente realizó Alonso de la Cruz, o el Terno de los Cárdenas-Enríquez, con su escudo familiar representado.

También pueden contemplarse obras pictóricas de gran belleza y calidad artística como la tabla “Martirio de San Acacio”, de comienzos del siglo XVI o el óleo “San Cosme y San Damián”, atribuido a Luis Tristán; además de esculturas de gran interés como la Virgen de los Ángeles, del siglo XVII, recientemente atribuida al napolitano, Nicola Fumo. Son destacables en este museo parroquial también otras piezas cerámicas, cantorales y relicarios, como el imponente Lignum Crucis o los de Santa Teresa, donados por diferentes miembros de la familia Cárdenas-Enríquez, que constituyen una buena muestra de la rica historia de la Colegiata.

Museo Colegiata

Inauguración Museo de la Colegiata

Museo Colegiata

Obras del museo

Museo Colegiata

Museo Colegiata de Torrijos

MUSEALIZACIÓN DE LA COLEGIATA DE TORRIJOS

13 de Noviembre de 2018

INAUGURADA LA MUSEALIZACIÓN DE LA COLEGIATA DE TORRIJOS

Un recorrido con el que retrotraerse a la época de construcción del mismo, profundizándose en el conocimiento de la historia e influencias artísticas ligadas al monumento. “La Colegiata de Torrijos”, “La fachada sonora de la Colegiata”, “Teresa Enríquez, la 'Loca del Sacramento'”, “Altar mayor: Retablo y tabernáculo”, “La Capilla de San Gil” y “El Coro de la Colegiata”. Quienes visiten la Colegiata del Santísimo Sacramento de Torrijos podrán desde hoy realizar un recorrido por los nuevos paneles expositivos que se han habilitado en las partes más representativas del templo.

Este proyecto de musealización se ha convertido en realidad en el año de celebración del V Centenario de la Colegiata (1509-1518), formando parte de las diferentes acciones emprendidas para conmemorar esta efeméride por el Ayuntamiento de Torrijos en colaboración con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Diputación de Toledo, el Arzobispado de Toledo, la Parroquia de Torrijos, la Catedral Primada y la Real Fundación de Toledo.

Musealización La Colegiata

Inauguración de la Musealización

Musealización La Colegiata

Panel en la Capilla de San Gil

Musealización La Colegiata

Contemplando la vidriera de Doña Teresa

RESTAURACIÓN BULA PAPAL 1508

19 de Enero de 2014

BULA PAPAL "PASTORI AETERNI"

Tras la celebración de la Santa Misa se presentaba ante los torrijeños la Bula Papal de 1508 conocida con el nombre de "Pastori Aeterni" recientemente restaurada gracias a la aportación y colaboración del historiador Adolfo Aguado, la Hermandad Sacramental y el Consistorio torrijeño.

 

A través de este preciado documento promulgado por el Papa Julio II se confirman las fundaciones de Doña Teresa Enríquez, tanto de la Cofradía de Roma (la de San Lorenzo in Dámaso) como la de Torrijos que estaba instalada en la parroquia de San Gil (Cofradía del Corpus Christi).

Bula Papal 2014

Personalidades de Torrijos junto a la Bula

Bula Papal 2014

Torrijeños contemplando la Bula Papal de 1508

Detalle de la Bula Papal

Bula Papal "Pastori Aeterni"

RECIBIMOS LA BULA PAPAL "PASTORI AETERNI"

25 de Abril de 2013

LLEGADA DE LA BULA

Gracias al historiador D. Adolfo, nos llega la Bula Papal "Pastori Aeterni" de 1508 por la cual se funda la Archicofradía Sacramental en Torrijos. A los pocos días será enviada a restaurar para mantenerla en el Museo de la Colegiata de Torrijos.

Bula Papal 1508

Abriendo la Bula Papal

Bula Papal 1508

Bula Papal "Pastori Aeterni" en Torrijos

Bula Papal 1508

Detalle del nombre del Papa Julio II

Bula Papal 1508

Firma del Papa Julio II

Bula Papal 1508

Detalle de la Bula Papal de 1508

INAUGURACIÓN IMAGEN DOÑA TERESA ENRÍQUEZ

10 de Marzo de 2012

TERESA ENRÍQUEZ INMORTALIZADA EN EL CLAUSTRO DEL AYUNTAMIENTO

La administración local de Torrijos plasma de forma eterna una imagen de una de las mujeres más importantes de la historia de la villa. Su ‘señora’, la llamada ‘Loca del Sacramento’, fundadora y patrona de la Colegiata local, murió un 4 de marzo de 1529.

 Su rostro, ha quedado inmortalizado en una de las paredes del claustro del Palacio de Don Pedro I, sede del consistorio, donde se descubrió ese medallón con el que la Archicofradía y el Ayuntamiento rindieron homenaje en el 483 aniversario de su muerte. Al acto acudieron el alcalde, Juan José Gómez-Hidalgo, acompañado de su corporación, la diputada nacional torrijeña, Rocío López, el párroco local, Federico Vega y la presidenta de la Archicofradía, María del Mar entre otros representantes de la sociedad torrijeña.

Inauguración Imagen Doña Teresa Enríquez

Descubriendo la imagen de Doña Teresa

Inauguración Imagen Doña Teresa Enríquez

Personalidades de Torrijos junto a la imagen

RESTAURACIÓN RETABLO S. JUAN BAUTISTA

18 de Diciembre de 2010

OTRA OBRA DE LA COLEGIATA FELIZMENTE RESTAURADA

Ya han terminado los trabajos de restauración del precioso retablo de San Juan Bautista, en la Colegiata del Santísimo Sacramento, obra atribuida a Luís de Velasco y su hijo, Cristóbal, realizada en los años finales de la década de los 80 del siglo XVI. Su primitivo lugar de ubicación fue la capilla que la Cofradía de San Juan Bautista tenía en la Parroquia de San Gil de Torrijos, desmantelada y derruida a mediados del siglo XIX.

Gracias a la Asociación de Amigos de la Colegiata junto al Excmo. Ayuntamiento de Torrijos –se han llevado a cabo obras de protección y restauración que van desde la Portada Occidental de la Colegiata y su posterior protección mediante un dispositivo electrónico ahuyentador de palomas, pasando por la restauración de valiosos cantorales, cuadros, el precioso reclinatorio de taracea del año pasado, y ahora el del retablo de San Juan Bautista, la obra más importante en su género tras la del impresionante retablo mayor, de Correa de Vivar.

Retablo restauración

Restauración retablo

San Pedro

San Pedro

Retablo s. Juan Bautista

Retablo restaurado 

RESTAURACIÓN DEL RECLINATORIO DE TARACEA

25 de Enero de 2010

OTRA OBRA DE LA COLEGIATA FELIZMENTE RESTAURADA

El próximo sábado 30 de enero de 2010, cuando se inaugure la exposición conmemorativa del V Centenario del comienzo de las obras de la Colegiata de Torrijos, se presentará la última restauración que ha patrocinado la Asociación Amigos de la Colegiata con ayuda del Excmo. Ayuntamiento de Torrijos: El Reclinatorio de taracea, un mueble del siglo XIX, de una gran belleza.

En las fotografías se pueden apreciar los cambios que ha sufrido el mueble tras su restauración.

Estado inicial

Estado inicial del reclinatorio

Resultado final

Resultado final

PINTURAS MURALES DE LA CAPILLA DEL CRISTO

Junio 2007 - Abril 2008

PRESENTACIÓN LAS PINTURAS MURALES DE LA CAPILLA DEL CRISTO

Tras diez meses y medio de trabajo, se dieron a conocer los resultados de esta labor de restauración, en la que en un primer momento participaron tres restauradores, pero dada la envergadura de los trabajos, concluyeron un equipo de siete personas. Con un coste aproximado de 260.000 euros, la Consejería de Cultura ha financiado el 80% de los trabajos, siendo el 20% restante aportado por el Ayuntamiento de Torrijos.

 

Coincidiendo con la inauguración de las pinturas, acto al que asistió el Cardenal Arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, también se procedió al traslado del Santísimo Cristo a su casa principal, ya que con motivo de la restauración había sido instalado en la Colegiata.

Aunque aparecen restos de policromías más antiguas, los paramentos de la capilla presentan pinturas murales del siglo XVII, con representaciones alusivas a la Pasión de Cristo. Se trata de cinco paramentos policromados en el ábside en torno al altar de la Capilla. Son de estilo manierista, del periodo de transición del Renacimiento al Barroco, datándolas entre finales del XVI y principios del XVII. Las pinturas representan secuencias de la Pasión de Cristo, identificándose escenas como Ecce Homo o La Flagelación y Coronación de Espinas en el Pretorio.

Todo el ábside está coronado por una bóveda nervada estrellada, que también muestra en la plementería, policromía de dos tipos diferentes correspondientes a dos etapas distintas: una decorativa con grutescos, la que se cree corresponde en tiempo con la policromía de los paramentos, y otra con falsos sillares, más moderna.

JCCM, 2008

Pinturas Cristo de la Sangre

Acto de presentación de las pinturas

Pinturas Cristo

Pinturas del Altar

RESTAURACIÓN RETABLO MAYOR

2007

REINAUGURACIÓN DEL RETABLO MAYOR

Con motivo de la visita pastoral del cardenal primado de España, Antonio Cañizares, se procedió a la reinauguración del retablo mayor de la Colegiata de Torrijos, encargado en el año 1558 a Juan Correa de Vivar, que durante los últimos meses un equipo de restauradores ha llevado a cabo una importante limpieza sobre las excelentes muestras pictóricas y tallas que conforman este importante cúmulo de escena de la vida y pasión de Jesucristo.

El Cardenal en su homilía recordó al sacerdote Jesús Hornillos, director del colegio diocesano de Torrijos «Santísimo Cristo de la Sangre». muy involucrado en la restauración de la Colegiata, que unos días antes recibió cristiana sepultura en Guadamur.

Finalizada la Santa Misa, que fue concelebrada por la totalidad de los sacerdotes de Torrijos, entre ellos, el párroco emérito, José Ramos, que aunque ha fijado su residencia en Toledo, cada vez que se celebra algún acto importante, siempre acude a la parroquia donde ha ejercido como máximo responsable más de dos décadas y goza de un especial cariño entre los torrijeños, se procedió a la exposición del Santísimo que fue portado por Antonio Cañizares, bajo palio, por los laterales de la iglesia parroquial, donde la cofradía del Santísmo Sacramento, que próximamente cumplirá su V centenario, encabezaba la procesión y los niños del grupo «Voces Blancas» dirigidos por Carmen Palacios ensalzaban con sus voces el acto religioso.

José Reyes, ABC

Retablo Mayor Torrijos

Anterior a la restauración

Retablo Mayor Torrijos

Posterior a la restauración

RESTAURACIÓN LA COLEGIATA DE TORRIJOS

1999 - 2002

La Colegiata de Torrijos reabre sus puertas plenamente restaurada

Este bello edificio eclesiástico mandado construir por doña Teresa Enríquez en 1508, invirtiendo treinta y dos mil ducados y dotándola de cuantiosas rentas. Tardó en construirse diez años.

Conscientes del deterioro que venía soportando, la primera iniciativa surgió del que fuera alcalde, Jesús María Ruíz - Ayúcar, que, acompañado del director General de Bellas Artes, estudiaron una posible restauración del que es el segundo edificio en categoría arquitectónica de la Diócesis. El hecho de hacer un proyecto integral de reforma, remodelación y rehabilitación exigía un esfuerzo colectivo donde se implicaran todos los ciudadanos y los organismos públicos. Y se pusieron «manos a la obra» en este templo que, sin duda, es una seña de identidad de Torrijos.

D. Jesús Hornillos, sacerdote por aquel entonces de Torrijos, fue elegido para emprender este camino de la restauración de la Colegiata, lleno de coraje y de amor aceptando el pulso terriblemente comprometido haciendo frente  a no pocas dificultades o cruces, las cuales trató de resolverlas sin pisar los cánones del arte y sin agraviar a sus consejeros. Esperemos Jesús, que hoy, desde los andamios del cielo contemples esta gran belleza gracias a la monumental reforma de nuestra-tuya Colegiata.

Carlos Arnáiz ha sido el arquitecto responsable que ha elaborado el proyecto restaurador. En estos trabajos se han invertido aproximadamente 258 millones de pesetas, de los que la parroquia ha cubierto la cantidad de 25 millones, el Ministerio de Cultura, 34 millones, la Diputación Provincial, 35 millones, el Ayuntamiento de Torrijos, 5 millones. A estas cantidades se ha de unir otros 25 millones, procedentes de las aportaciones de los fieles. En cualquier caso, aún se requiere un montante de 134 millones para costear la restauración de la portada principal. La Asociación «Amigos de la Colegiata» ya está buscando las vías oportunas para conseguir una subvención con la que se pueda financiar esta cantidad.

Parroquia Torrijos

Anterior a la restauración

Obras Colegiata

Durante la restauración

Parroquia de Torrijos

Posterior a la restauración

RESTAURACIÓN STMO. CRISTO DE LA SANGRE

Mayo 1996

Finalizan los trabajos de restauración de la imagen del Cristo de la Sangre; restauración no exenta de polémica al perder la sagrada imagen el apelativo secular de “el Moreno”. No han sido pocos los torrijeños que consideran que el rostro de “Su Cristo”, una vez restaurado, ha perdido parte de aquella belleza de la que dijera Alarcón, en 1894, que “merece considerársele entre las obras más perfectas que el Arte Cristiano puede oponer a los modelos más acabados de la antigüedad pagana…”

Stmo. Cristo de la Sangre Torrijos

Imagen anterior a la restauración

Stmo. Cristo de la Sangre

Imagen posterior a la restauración

PLACA EN MEMORIA A TERESA ENRÍQUEZ

4 de Marzo de 1979

450º ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO

El 4 de Marzo de 1979 se celebró en Torrijos el 450º Aniversario del Fallecimiento de Doña Teresa Enríquez, y con este motivo se colocó en la parte exterior de la fachada lateral de la Colegiata de Torrijos esta placa en su memoria.

Adjuntamos algunas de las adhesiones que, con motivo del 450º Aniversario de su fallecimiento se llevaron a cabo por distintas personalidades para pedir la apertura del proceso de beatificación.

Doña Teresa Enríquez, llamada la “Loca del Sacramento”, nos indica con su vida cuál ha de ser el centro vital de todo cristiano: la Eucaristía, en la que quiso quedarse Jesucristo, el Señor, para ser nuestro alimento y compañero en la peregrinación hacia la Patria.

Cardenal TARANCÓN

 


El amor al Santísimo Sacramento fue el norte de su vida entregada al apostolado y al servicio de los necesitados. Cercano ya el 450 aniversario de su muerte, la Iglesia todavía percibe la suave fragancia del testimonio de doña Teresa Enríquez, la “Loca del Sacramento”.

 

La Iglesia Colegial de Torrijos es testigo de aquella generosa entrega a Jesucristo que puso en movimiento a toda la cristiandad en torno a la Eucaristía. ¡Cuánto puede la fe de los cristianos cuando es auténtica y consecuente!

GABINO DÍAZ MERCHÁN (arzobispo de Oviedo)

Con nuestro ferviente deseo de que la locura de doña Teresa Enríquez nos contagie a todos en el amor al Santísimo Sacramento.

JUAN CARLOS Rey y SOFÍA Reina.

Placa 450º Aniversario Teresa Enríquez

Placa conmemorativa a Teresa Enríquez

III CONGRESO EUCARÍSTICO

25 de Octubre de 1926

LOS RESTOS DE DOÑA TERESA ENRÍQUEZ FUERON EXPUESTOS AL PÚBLICO

 

El cura párroco de Torrijos, Liberio González llevaba meses engalando la villa para la solemnidad del día. Se construyeron cuatro arcos vegetales para decorar la carrera por donde pasó la procesión y todas las ventanas estaban adornadas con banderas u otros símbolos. En aquella jornada histórica, desde muy temprano se observó gran animación por las calles. Entraron varios trenes repletos de viajeros. Otros congresistas, en número superior a 3.000, lo hicieron por carretera. A las 11 horas llegaron en automóvil el arzobispo de Santiago y el obispo de Oviedo para oficiar el acto en La Colegiata. También asistieron los duques de Maqueda, descendientes de doña Teresa Enríquez.

 

Por la tarde llegaría el cardenal primado de Toledo, Reig Casanova, en cuya ciudad se celebraba este III Congreso Eucarístico, para asistir a la procesión cuyo momento culminante lo alcanzó al llegar a  la plaza de la Constitución, donde se había levantado un altar con flores naturales. Aquí, las bandas de música de Torrijos y Escalonilla, que seguían a la Custodia bajo palio, entonaron la Marcha Real ante los aplausos y vítores del público.

 

Después, una vez terminado aquel acto, el primado y los prelados visitaron la tumba de la "Loca del Sacramento". En su presencia se cantó el himno de Torrijos, letra de don Liberio, y música del maestro Ruiz Lanjarón.

Torrijos Doña Teresa Enríquez 1926

Las cofradías de la villa desfilan en procesión con estandartes. 

Torrijos Doña Teresa Enríquez 1926

Torrijos, 25 de octubre de 1926 a la salida de La Colegiata.

Torrijos Doña Teresa Enríquez 1926

Plaza de la Constitución de Torrijos.

El cardenal Reig Casanova en plena homilía en el altar improvisado junto al Ayuntamiento.

Torrijos Doña Teresa Enríquez 1926

Plaza de la Constitución de Torrijos.

Un altar improvisado frente al Ayuntamiento sirvió para congregar a miles de fieles devotos de "La Loca del Sacramento".

Restos de Doña Teresa Enríquez

Restos de Doña Teresa Enríquez

Torrijos Doña Teresa Enríquez 1926

Torrijos, 25 de octubre de 1926.

Los restos de doña Teresa Enríquez son expuestos al público en el Palacio Pedro I.

ANTE SU TUMBA

Así titulaba el cura párroco Liberio González su artículo, acompañado de una fotografía del féretro de Teresa Enríquez,

para la revista El Castellano en el año 1926.

"El féretro, elegante y rico, perenne testimonio de la generosidad y devoción de la ilustre marquesa de Astorga, parece un argumento de bronce, confirmación de la victoria prometida por los labios divinos del Maestro a la bella virtud de la humildad.

 

Ayer, emparedado el cadáver a medio metro del piso; antes oculto en el enterramiento común de las monjas; hasta primeros del siglo pasado, escondido e ignorado en una fosa del Convento de frailes menores, que profanaron las tropas napoleónicas y destruyeron más tarde los vándalos de la desamortización; siempre esquivando la luz y el póstumo homenaje de los siglos, y siempre seguido por la Providencia, que parece luchar con el afán ocultista del espíritu que lo animara.

Aún se aprecian los rasgos salientes de su figura corpórea: su elevada estatura, los perfiles de su cuerpo, modelado en el troquel de la penitencia, las líneas de su rostro anguloso, cuyas agudas prominencias hablan de la penetración de su talento, de los atildados primores de su voluntad.

Se oye en la plaza vecina el fluctuar de compactas y piadosas muchedumbres, legión de admiradores que de remotos confines acuden a proclamar la cordura de esta "Loca". ¡Albricias! Entre las cenizas del olvido quedaba oculta una brasa capaz de incendiar el mundo. Pasó la tromba asoladora de la injusticia y comienza el viaje inextinguible, que nace de la fuente cristiana de la gratitud"

 

Liberio González. Torrijos, 1926

Revista "El Castellano"

RANGO DE COLEGIATA

10 de Junio de 1526

LA IGLESIA DEL CORPUS CHRISTI ELEVADA AL RANGO DE COLEGIATA

Por el breve “Ex commissio” del cardenal Juan de Salviatis, legado a latere del Papa Clemente VII se establecen las capellanías de la iglesia del Corpus Christi, elevando a ésta al rango de Colegiata y agregando también la cofradía del mismo título y la iglesia de San Gil con todos sus derechos y pertenencias.

Por esta bula se aprueban además los estatutos y ordenanzas para el gobierno de la cofradía, como lo había hecho Dña. Teresa meses antes.

Amigos de la Colegiata de Torrijos

BAENA,C.456,D.02

"Ex Commissio"

BULA "PASTORIS AETERNI"

21 de Agosto de 1508

BULA FUNDACIONAL

Fue a principios de 1508 cuando doña Teresa Enríquez funda en la parroquia de San Gil la Cofradía del Corpus Christi, a semejanza de la cofradía romana de San Lorenzo. En su mente ya tenía planeado construir una nueva iglesia como sede de su cofradía, junto a su palacio y unas casas nuevas que compra muy cercanas. Pronto comenzarían los contactos con dos ilustres arquitectos: Alonso de Covarrubias y Antón Egas, encargados del proyecto por la misma señora.


Con los primeros pasos dados en Torrijos a favor de su programa eucarístico necesitaba la aprobación apostólica para dar el definitivo espaldarazo al proyecto. Es entonces cuando escribe al Papa Julio II, en 1508, informándole de su intención de construir el templo, a la vez que le solicitaba su conformidad con él. Desde Roma, el 21 de Agosto de 1508, el Papa promulga una bula, la conocida como “Pastoris aeterni”, donde se confirman las fundaciones tanto de la Cofradía de Roma como la de Torrijos.


Además expone que “la misma Teresa hace construir y edificar una casa, y en la misma casa una iglesia en que puedan los mismos cofrades hacer celebrar misas y otros oficios divinos”. Era la primera ocasión en la que una cofradía sacramental obtenía la aprobación de la Santa Sede, y había sido para la cofradía fundada en la Villa de Torrijos por doña Teresa Enríquez y la que ya estaba fundada en la Ciudad de Roma.

El templo que cobijaría a la cofradía torrijeña sería digno de admiración en su época, y considerado por muchos como “maravilloso” edificio.

Amigos de la Colegiata de Torrijos

Bula Julio II

Bula Fundacional "Pastoris Aeterni"

ORDEN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

21 de Junio de 1507

EL MONASTERIO DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE TORRIJOS

Desde que D. Gutierre y Dña. Teresa Enríquez compran la Villa de Torrijos en 1482 al Cabildo de la Catedral de Toledo, nuestro pueblo comienza a “sufrir” un gran cambio, tanto en el aspecto arquitectónico como en el espiritual, el económico, laboral, etc.

 

Comenzarán las obras del monasterio franciscano de Santa María de Jesús, la reforma en el Alcázar-Palacio de los Reyes de Castilla, la reconstrucción de la cerca o muralla de la Villa (junto con la Torre que da nombre a nuestro pueblo); también comienza Dña. Teresa a plantear las diferentes fundaciones que iba a desarrollar en los siguientes años como la fundación de conventos, hospitales y patronatos eucarísticos.

 

En Santa Catalina

Cuando en el año 1496 llegaron a Torrijos tres beatas desde la Villa de Ocaña, doña Teresa las recibió en su casa-palacio para que ayudaran en el reparto de las limosnas a todos los pobres que llegaban hasta allí: “E como es dicho, venida muchedumbre de pobres a la Villa de Torrijos a la fama de las limosnas grandes que esta cristiana señora hacía, mandó y ordenó [...]se juntasen infinitos pobres en el patio de su palacio [...] y ella por sus propias manos repartía el pan a los niños y las niñas, y sus criados y criadas repartían a los otros pobres”.

Doña Teresa “viendo su mucha virtud y santidad” mandó al mayordomo Luís de Torres que edificara una casa para cobijo de las tres beatas con el propósito de fundar allí un monasterio de monjas. Le encarga a su vez que lo haga en un sitio concreto de la Villa, y no en otro: el cementerio de la iglesia de Santa Catalina. Pero, ¿qué tenía de especial este punto? ¿Por qué no eligió otro lugar cualquiera dentro de los muros de la Villa?

 

Nos remontaremos años atrás, hasta el 31 de Marzo de 1492, cuando los Reyes Católicos decretaron la expulsión de los judíos de todos sus reinos. Para ello se fijó un plazo de 4 meses en el cual se deberían convertir o salir definitivamente del reino. En un principio se les permitió llevar consigo todos los bienes, excepto oro, plata, monedas, caballos y armas, que debían convertir en letras de cambio para poder sacarlos. Pronto surgió un gran problema, al convertirse los judíos en acreedores y deudores, sobre todo en las situaciones en las que los cristianos eran acreedores de judíos, ya que los Reyes tuvieron que nombrar jueces comisarios. En nuestro caso, desde que se hiciera público el edicto de expulsión, los Reyes Católicos debieron hacer merced a D. Gutierre de los bienes de los judíos que vivían en sus tierras, lugares y villas. Y no era la primera vez que los Reyes actuaban así, en relación con la donación de los bienes de esta comunidad a un miembro de la alta nobleza, como había ocurrido también con el duque de Alba o el duque del Infantado.

 

A mediados de 1492, D. Gutierre ordena a sus criados Luís de Sepúlveda, Gabriel de Tapia y Gómez de Robles que acudan a Torrijos y Maqueda para pregonar un edicto en el que se ordena, entre otras cosas, que “la segunda sinagoga de Torrijos se tome para que sea mesquita para los moros” y que las sinagogas de Maqueda “se guarden para que se haga dellas lo que mandare”. Por este documento queda claro que en Torrijos, al menos, existieron dos sinagogas, dejando la segunda para mezquita. Pero, ¿qué pasó con la primera? En mi humilde opinión “se guardó”, como las de Maqueda, para cristianizarla al poco tiempo de la expulsión, pasando de sinagoga a iglesia bajo el título de Santa Catalina de Siena. También quedó agregado a esta fundación el antiguo cementerio judío contiguo al citado edificio.

 

Como curiosidad, estos mismos hechos están documentados en la Ciudad de Valencia. Cuando se derriba el Real Monasterio de Santa Catalina de Siena para la construcción de una gran superficie comercial, se localizan los restos de un cementerio judío. Los inicios de la orden de Santo Domingo, en Valencia, se remontan a 1491 cuando... "tres monjas cuya fama y buen nombre era notorio en toda la ciudad, inician vida claustral en un lugar que les fue donado por el rey don Fernando"... Se trataba de una capilla y una pobre casa emplazadas en el cementerio de los judíos. Posteriormente ocuparon algunas casas contiguas y realizaron ampliaciones por donaciones, hasta fundarse en 1492 el convento.

 

De vuelta a Torrijos, hacia 1497, comienza la construcción del monasterio junto a la iglesia de Santa Catalina quedando las monjas recogidas en una casa “pequeña con grande edificación y ejemplo de todo el pueblo” hasta su finalización. Las obras se realizaron en un breve espacio de tiempo, agregándose a las tres beatas iniciales otras tres más. Sus nombres: María de Calderón, Abadesa; Catalina Vázquez, vicaria; Teresa de Herrera; Catalina de Saavedra; María de Saavedra y María de la Cruz. Poco tiempo después, doña Teresa acude a Roma para que el Papa Alejandro VI facultara a las seis beatas sin votos que estaban en Torrijos para profesar en la Tercera Orden de San Francisco, tomando el hábito el día 8 de Mayo de 1497. Además, el Papa ordenó a doña Teresa que las beatas siguieran sujetas al ordinario, es decir, al Arzobispo de Toledo.

 

Fundación de la Concepción de Torrijos

Nuevamente en el año 1507 acude Dña. Teresa a Roma solicitando, esta vez, de Julio II, la aprobación para la fundación de un nuevo monasterio bajo la reciente regla de la Concepción, aprobada por el Papa Inocencio VIII en 1489. Así, el 21 de Junio de 1507 el Papa Julio II promulgó la Bula “Inter cetera divinae majestati” por la que el convento de Torrijos pasaba a profesar en la regla. El texto de la Bula nos dice que Doña Teresa “[...]hizo edificar una casa, que está cerca de la iglesia llamada ermita de Santa Catalina, dentro de los términos de la parroquia del lugar de Torrijos de dicha diócesis, para uso y habitación de algunas mujeres beatas de la Concepción de la Beatísima Virgen María, en donde alaban a Dios; y están al cuidado y administración del Arzobispo de Toledo o religiosos observantes, en la cual al presente viven loable y honestamente; Desea ahora la misma Doña Teresa erigir en la casa e iglesia de Santa Catalina un monasterio de la orden de la Concepción de la misma Beatísima Virgen María y después de erigido dotarle de los bienes que Dios le ha dado. Por la cual de parte de la misma Doña Teresa se nos fue humildemente suplicado que con nuestra apostólica benignidad nos dignásemos dar todas las providencias necesarias y mandásemos erigir en la casa e iglesia de Santa Catalina un monasterio de monjas de la orden de la Concepción de la Beatísima Virgen María con iglesia humilde, campanario, campana, claustro, refectorio, cementerio, dormitorio y otras oficinas, en la misma conformidad que está el monasterio de monjas de la misma orden de la Ciudad de Toledo, bajo la invocación de la Concepción [...]”

El 20 de Septiembre de ese mismo año fueron recibidas en la orden por el P. Martín de Vergara, vicario provincial de Castilla.

 

Repentino traslado

Tras la nueva fundación del convento en la casa y ermita de Santa Catalina, la Señora de Torrijos debió tener algún problema a este respecto, ya que, dos años después tiene que trasladar el convento a la primera vivienda que tuvieron en Torrijos doña Teresa y don Gutierre, junto a su familia: el alcázar-palacio de los Reyes de Castilla.

 

¿Por qué tomó Dña. Teresa esta decisión tan repentina, en tan corto período de tiempo?

Varios autores de la época nos ponen en la pista:

Pedro de Salazar, OFM, nos dice que “estuvieron dos o tres años en Santa Catalina”, pero que por “la falta de agua y otras dificultades” se trasladan al palacio.

D. Juan Alonso Maldonado, en “La Vida de San Germán”, apunta que en Santa Catalina “se conservaron dos años y por lo poco aparente del sitio y la falta de aguas se trasladaron donde hoy están (palacio)”.

Ambos autores coinciden en sus causas, aunque podríamos poner en duda la falta de aguas, ya que pocos años después se fundaría el Hospital de la Santísima Trinidad sobre las mismas dependencias. En cuanto a “lo poco aparente del sitio” y “otras dificultades” podrían referirse a la verdadera causa del repentino traslado: la fundación de un monasterio o lugar de oración cristiano sobre una sinagoga judía, y el consiguiente interés que había tomado este asunto para la Santa Inquisición. El caso es que a finales de 1509 doña Teresa, para evitar males mayores, trasladó el Convento de la Concepción al alcázar-palacio, reestructurando las dependencias para la clausura. Prueba de ello son las pinturas murales fechadas en 1510 del refectorio monacal, recientemente restauradas y sacadas a la luz.

Amigos de la Colegiata de Torrijos

1º Convento Concepcionistas

Convento de las Concepcionistas en Torrijos

Años: 1507 - 1509

Futuro Hospital "Santísima Trinidad"

2º Convento Concepcionistas Torrijos

Convento de las Concepcionistas en Torrijos

Años: 1509 - 1975

Actual, Ayuntamiento de Torrijos

Monasterio Concepcionistas Torrijos

Convento de las Concepcionistas en Torrijos

Años: 1975 - actualidad

MONASTERIO SANTA MARÍA DE JESÚS

1492 - 1869

LA HISTORIA DEL MONASTERIO

Gutierre de Cárdenas, a instancia de su esposa, Teresa Enríquez -muy devota de San Francisco de Asís-, mandó erigir en la villa de Torrijos un monasterio de Religiosos Observantes de la Orden Franciscana, para lo que obtuvo autorización mediante una bula expedida por el Papa Inocencio VIII (Bula «Cum sicut nobis», de 24 de marzo de 1491).

El monasterio se fundó bajo la advocación de Santa María de Jesús y las obras comenzaron en febrero de 1492, poco tiempo después de la conquista de Granada. Se edificó sobre un extenso solar a unos doscientos metros, aproximadamente, fuera del recinto amurallado, próximo al lugar que hoy ocupa la estación del ferrocarril y el campo de fútbol «San Francisco». Las obras, que duraron 10 años, concluyeron en mayo 1502. Se invirtieron en ellas 130.000 escudos de oro.

En agosto de 1809, tras la batalla de Talavera y después del incendio de San Juan de los Reyes por las huestes napoleónicas al mando del general Bellume (26 diciembre de 1808), el monasterio de Santa María de Jesús fue víctima de la rapacidad y vandalismo de la soldadesca francesa. Las tropas despojaron al monasterio de las alhajas, cuadros, ornamentos, mutilaron y profanaron imágenes, aniquilando en pocos días lo que fue obra maravillosa de muchos años.

Durante el trienio liberal de Fernando VII (1820-1823) se reparó parcialmente el monasterio por cuenta del estado. Las obras sólo se redujeron a lo más preciso e indispensable para el culto.

En él permanecieron los Hermanos Franciscanos hasta el 9 de marzo de 1836, en que fue decretada por el ministro Juan Álvarez de Mendizábal la famosa Ley de Desamortización. Como bienes nacionales, se enajenó la parte que había sido reedificada recientemente por el Estado. El resto de la primitiva construcción, junto con el solar y la extensa huerta del convento, fue traspasado a la casa de Altamira como heredera del patronato de la fundación. La acción del tiempo, la incuria y la ignorancia acabaría por hacer desaparecer la monumental obra.

El destruido monasterio fue comprado con todas sus pertenencias a la Casa de Altamira por un vecino de Torrijos el 9 de diciembre de 1869. Inmediatamente se procedió a la demolición de los paredones para vender sus ricos materiales que tuvieron como destino edificaciones de casas y construcciones de puentes, casetas y estaciones del Ferrocarril del Tajo.

Ruinas del Monasterio de Santa María de Jesús. Vista 3D del edificio desaparecido

Ruinas del Monasterio de Santa María de Jesús. Vista 3D del edificio desaparecido

PALACIO DE ALTAMIRA

s. XV - Comienzo del S.XX

LA HISTORIA DEL PALACIO DE ALTAMIRA

 

Don Gutierre y su esposa doña Teresa Enríquez, mandaron construir en la Villa de Torrijos: el monasterio franciscano de Santa María de Jesús (el Segundo San Juan de los Reyes), los hospitales de la Consolación y de la Santísima Trinidad, el palacio de los duques de Maqueda o de los condes de Altamira, y la obra cumbre del arte torrijeño, la iglesia colegial del Corpus Christi o del Santísimo Sacramento.

De todo este esplendor artístico del Torrijos de fines del XV y comienzos del XVI sólo quedan dos monumentos: la colegiata del Santísimo Sacramento y el hospital de la Santísima Trinidad, en cuya capilla se venera la imagen del Santísimo Cristo de la Sangre. Asimismo, el palacio de don Pedro I el Justiciero, del siglo XIV, fue transformado por don Gutierre y doña Teresa en palacio gótico-renacentista, para ser destinado, en principio, para residencia de su malogrado primogénito don Alonso, y, posteriormente, tras la muerte de don Gutierre, en convento de monjas de la Inmaculada Concepción.

El Palacio de Altamira fue tomado como modelo el Palacio de Ocaña y emplazado en la antigua plaza del mercado y actual Plaza de España con una superficie de unos 8.050 metros cuadrados. De arrogante portada gótica y magníficos salones mudéjares, y añadiendo el estilo renacentista en sucesivas reformas llevadas a cabo por sus herederos.


Tras su compra por particulares a principio del siglo XX y puestas a la venta todas sus riquezas, en Torrijos no quedó casi nada del palacio, viajando sus pertenecías a los lugares más diversos: en la finca “El Alamín”, en el término de Santa Cruz de Retamar, se conserva la portada principal y un artesonado; en Oropesa (Toledo) don Platón Páramo compró uno de los artesonados de los cuatro salones, en concreto el que se encuentra hoy en día en la sala XXXV del Museo Arqueológico Nacional, así como la portada de acceso al Salón Liceo, yeserías y paneles de cerámica; los otros tres artesonados pertenecientes a los salones cuadrangulares se encuentran uno en el Museo Young Memorial de San Francisco (USA), otro en el Victoria and Albert Museum de Londres, y el tercero, denominado “la Martina”, en el castillo de Villandry, en el Loira (Francia).

Puerta del Palacio de Altamira

Puerta del Palacio de Altamira

Patio del Palacio de Altamira

Patio del Palacio de Altamira