Amarrado

Hermandad
Santa Vera Cruz y Jesús Amarrado a la Columna

  • Facebook
  • Instagram
Santa Vera Cruz Torrijos

Información

Encargada de velar a la Santa Cruz y al Jesús Amarrado a la Columna.

Año de fundación: 1625

JUNTA DIRECTIVA

Presidente: Ángel Barrio

Vicepresidente: Vicente Manjarrés

Secretario: Álvaro Porras

Tesorero: Mariano Barajas

Vocales: Alejandro, Miguel Ángel Bejarano, Jesús, Lorena, Mª Ángeles Vilches, Miguel, José Ceca, Vanesa Escobar.

ACTIVIDAD

Jueves Santo

Vela a Jesús Amarrado a la Columna.

21:00h. - Procesión con Jesús Amarrado a la Columna.

Viernes Santo

Vela a la Santa Vera Cruz

21:00h. - Procesión con la Santa Vera Cruz.

3 de Mayo: Cruz de Mayo (fiesta)

VESTIMENTA

Blancos.png

CONTACTO

Datos de las Imágenes

NTRO. PADRE JESÚS AMARRADO A LA COLUMNA

Talla en madera policromada, de estilo barroco. Restaurada en 1997.

Esta bella imagen procesiona en la noche del Jueves Santo a hombros de los hermanos de nuestra cofradía, más popularmente conocida como "Los Blancos", la cofradía penitencial más antigua de esta villa.

En el año 2009, nuestra hermandad estrenó el nuevo trono plateado, elaborado en los Talleres Orobio de la Torre de Torralba de Calatrava (Ciudad Real)

SANTA VERACRUZ

El conjunto de la Cruz, en madera policromada es del s. XVIII. Este sobrio paso procesional porta los signos de la Pasión de Cristo.

Historia

HERMANDAD DE LA SANTA VERACRUZ Y NTRO. PADRE JESÚS AMARRADO A LA COLUMNA

Fecha Fundacional: 6 de Mayo de 1625

La Semana Santa, tal y como la conocemos hoy, comenzó a moldearse en España desde finales de la Edad Media. Los principales artífices de la organización de las procesiones fueron las cofradías, especialmente las de la Vera Cruz, existentes en multitud de localidades. Sus raíces deben buscarse en el culto a la Santa Cruz, a partir de su milagroso hallazgo por parte de Santa Elena el 14 de Septiembre del año 320. En España, el leccionario de Silos, hacia el 650, incluye el 3 de Mayo el “Dies Crucis”. La reliquia más antigua y de mayores proporciones que se conserva en nuestros días es la del monasterio de Santo Toribio de Liébana. Ésta pudo ser traída de Jerusalén en el año 444 por santo Toribio de Liébana, obispo de Astorga. La primera cofradía de la Santísima Cruz es la del citado monasterio, fundada conjuntamente por los obispos Juan de León, Raimundo de Palencia, Rodrigo de Oviedo y Marino de Burgos, entre mayo y septiembre de 1181.

En Torrijos, la cofradía de la Santa Cruz se funda el 6 de Mayo de 1625, con sede en la parroquia de San Gil, “estatuimos y ordenamos y tenemos por bien fundar una hermandad de la Santísima Cruz de Ntro. Sr. Jesucristo, y queremos de aquí en adelante llamarnos sus esclavos, y que nuestra hermandad sea y se nombre de los esclavos de la Santísima Cruz, y para su honra y gloria y provecho de nuestras ánimas”.

Dos años después, concretamente el 15 de Mayo de 1627 (Idus Mai) la cofradía de la Santa Cruz recibió la confirmación de su fundación a través de una bula del Papa Urbano VIII, y que aún se conserva en el archivo de la parroquia.

En el año 1688, D. Francisco de Torres, en nombre de los mayordomos y cofrades de la cofradía de la Santa Cruz “que se celebra en la parroquial de San Gil de la Villa de Torrijos” pide al Cardenal Arzobispo de Toledo permiso para celebrar la fiesta “principal que hace dha. cofradía, que es a tres de Mayo para que en dicha festividad esté patente Ntro. Sr. Sacramentado y acudan los fieles con más fervor”.

En 1769, los hermanos de la cofradía de la Santa Veracruz, D. Manuel Alfonso de Alía, prbt., D. Salvador Ortiz de Otañez, prbt., Basilio de Alía, D. José de Espinosa, Andrés Díaz, Francisco López, Nicolás Florido, Gargencio Díaz, Miguel Rojo, D. Pedro López Lázaro Lucas, Manuel Nombela, Santos Bullido, Juan Díaz, María de las Casas, Leandro de Hervás, D. Mario Delgado, Lucas López, Miguel Vallés, Isidro Vallés, Ignacio Molina, Felipe Castellano, Antonio del Olmo, Alfonso de la Paz, José de Parra, José de Alba, Juan Corral, Manuel Serrano, Pedro Rodríguez, Tomás Rodríguez, Manuel López “herrero”, Manuel Fernández Zamora, Julian Vázquez, Manuel del Río, José Palomo, Juan Palomo, Juan López, Pedro Castaño, Bartolomé de la Fuente, y Juan Álvarez, otorgan poder ante Juan Francisco de Molina para presentar las nuevas ordenanzas en el Consejo de la Gobernación de Toledo.

Presentadas en Toledo, el 25 de Febrero de 1769 piden al cura de la parroquia de San Gil que mande su informe para recabar más información. Esto se produce el 2 de Marzo de 1769, en el dice que “no hallo ningún inconveniente siendo del agrado de V.E. en su aprobación”. El Cardenal Luís Fernández de Córdoba, Arzobispo de Toledo, las aprueba en forma ordinaria el 8 de Marzo de 1769.

La cofradía se extingue a raíz de la promulgación de la Real Orden de Carlos III de 17 de Marzo de 1784, por no tener autorización real o administrativa, aunque se siguen tomando cuentas de su patrimonio hasta la promulgación de la Real Orden de 19 de Septiembre de 1798, por la que las cofradías se vieron obligadas a vender sus bienes.

Después de casi 70 años sin dar culto a la Santa Cruz, su imagen titular, la cofradía se refunda el 22 de Abril de 1866. Es por tanto la primera cofradía en ser refundada después de los duros años en que se vieron despojadas de todos sus bienes y rentas. A partir de esta fecha encontramos un absoluto silencio tanto en documentos como en acontecimientos históricos de esta cofradía, quizás por la desaparición de sus libros antiguos.

La siguiente noticia la encontramos 62 años después, en 1928, en el Almanaque Parroquial elaborado por D. Liberio González, en la que estaba presidida por D. Manuel de la Iglesia, contando con 79 hermanos.

A finales de ese mismo año, concretamente el 18 de Noviembre, se reunió la Junta Directiva formada por el presidente: D. Manuel de la Iglesia, vicepresidente D. Sabas Díaz, secretario: D. Vicente Miranda, tesorero: D. Daniel de la Torre y los vocales D. Román Díaz, D. Domingo Agudo y D. Elías Rivera para redactar unos estatutos que serían los que darían mayor estabilidad en el gobierno y en el régimen interno de los hermanos. Partían de la base de que todos los que formaban parte de la Hermandad eran Católicos y hermanos, prestándose su auxilio en los momentos que se necesitaran, bien en ayuda material, económica o moral. Los estatutos, después de ser aprobados por la mayoría de sus 85 hermanos, fueron enviados al Arzobispado de Toledo para su aprobación, que se produjo el 23 de Abril de 1929. Días después, el 19 de Mayo, se da el visto bueno a los estatutos por el Gobernador Civil de la provincia, según lo dispuesto en la Ley de 30 de Junio de 1887.

Los hermanos de esta hermandad vistieron, por primera vez, sus túnicas blancas, el Jueves Santo de 1946, siendo presidente don Alfredo Carrasco y secretario, don Melanio Rivera Sánchez (“tío Melano”). La carroza procesional se estrenó en 1971, siendo presidente don Antonio Carrasco. El Jueves Santo de 1988, la hermandad estrena la actual indumentaria, siendo presidente d. Ángel Barrio. En 1989, esta hermandad impulsó el diseño de los primeros carteles anunciadores de la Semana Santa de Torrijos. El Miércoles Santo de los años 1989, 1990 y 1991, esta hermandad tuvo a su cargo la procesión en el barrio de “Las Colonias”, del Santo Cristo de Jesús de Medinaceli. El 1 de mayo de 1993 se restaura la festividad de “La Cruz de Mayo”, con su correspondiente procesión presidida por el paso de la Santa Vera Cruz. Esta procesión no se celebraba desde el año 1936. En 1997, se restaura la antigua imagen barroca, de finales del siglo XVII, de Jesús Amarrado a la Columna (“El Amarrao”), que viene a sustituir a la anterior de cartón y escayola muy deteriorada. Se da la curiosa circunstancia de que a la actual talla le fueron “incorporadas” unas manos algo desproporcionadas.

Han presidido esta hermandad: D. Manuel de la Iglesia, D. Alfredo Carrasco, D. Antonio Carrasco, D. Inocencio Frías, D. Antonio González Gómez, D. Julián Barajas. Desde 1988, la preside D. Ángel Barrio.

Publicado por Amigos de la Colegiata de Torrijos  el 24 de marzo de 2010

Dies Crucis

En Torrijos, la Fiesta de la Cruz de Mayo se remonta al siglo XVII, con la fundación de la Cofradía de la Santa Cruz el 6 de mayo de 1625. Los esclavos de la Santa Cruz, Juan Fernández de Cevallos, rector y esclavo mayor; Francisco González y Francisco Rodríguez, mayordomos; Pedro Martín, Juan Pajares, Francisco Fernández Carrión y Juan Muñoz, Hernando López Hermoso, diputados, firman un poder ante Juan de Orozco con las ordenanzas de la nueva cofradía para su aprobación por el Consejo Arzobispal, quienes reciben la confirmación el 10 de Mayo de 1625.
Solicitada ante la Santa Sede su aprobación canónica, dos años después, concretamente el 15 de Mayo de 1627 (Idus Maii) la cofradía de la Santa Cruz recibió la confirmación de su fundación con la bula “Caelestis Thesauros” del Papa Urbano VIII.

Bula Santa Vera Cruz

Bula Papal "Caelestis Thesauros" por Urbano VIII

La traducción de dicha bula sería de esta manera:

"Urbano obispo, siervo de los siervos de Dios, a todos los fieles cristianos que lean estas letras. Salud y Bendición Apostólica.

Y esto lo hemos tenido presente al ser informados de que en la parroquia de San Gil de la villa de Torrijos, diócesis de Toledo, existe una piadosa Cofradía de fieles, canónicamente erigida bajo la advocación de la Santa Cruz, a la que pueden pertenecer personas de cualquier profesión, quienes siempre se han distinguido en numerosas obras de caridad, piedad y misericordia.

Nos, deseando que los cofrades, mientras existan, se estimulen en el ejercicio de piadosas obras y crezcan en la práctica de las mismas en el futuro, y en esto otros fieles encuentren aliciente para pertenecer a dicha Cofradía, y ésta misma pueda mantenerse con la debida veneración y sea frecuentada con cultos convenientes, y para que los fieles confluyan con tanto mayor grado, cuanto mayor es el cúmulo de gracias con que se les favorece.

Por la misericordia de Dios omnipotente y apoyados en la autoridad de los apóstoles Pedro y Pablo, concedemos INDULGENCIA PLENARIA y la remisión de todos los pecados a todos y cada uno de los fieles de ambos sexos que entren en lo sucesivo en dicha Cofradía, y en el día de su ingreso reciban al Santísimo Sacramento verdaderamente arrepentidos y confesados. Y a todos los cofrades en peligro de muerte, tanto a los que ya lo son como a los que lo serán en el transcurso del tiempo, que verdaderamente arrepentidos, y si es posible confesados y comulgados, o al menos habiendo hecho un acto de contrición, pronuncien el nombre de Jesús de corazón si no pueden hacerlo con los labios, o hagan otro signo de arrepentimiento.

Además, a los mismos cofrades, verdaderamente arrepentidos, confesados y habiendo comulgado, que visiten devotamente la referida iglesia en la festividad de la Invención de la Santa Cruz (3 de mayo), desde la víspera por la tarde hasta la caída del sol del día de la fiesta, y rueguen allí por la exaltación de la Santa Madre Iglesia, por la conversión de los herejes, por la paz, unión y concordia entre los príncipes cristianos, y por la salud del Romano Pontífice, concedemos INDULGENCIA PLENARIA y la remisión de todos los pecados.

A todos los cofrades que en las mismas condiciones anteriores visiten devotamente la dicha iglesia el día de la Santa Cruz, el día del Corpus Christi, Natividad de San Juan Bautista (24 de junio) y el día del Triunfo de la Santa Cruz (14 de septiembre) y rueguen según lo establecido anteriormente, concedemos SIETE AÑOS DE INDULGENCIA por cada vez que lo hicieran.

CUARENTA AÑOS DE INDULGENCIA cuantas veces asistieran los cofrades a los Oficios Divinos en esa iglesia, o fueran en peregrinaciones públicas o privadas, lo mismo por otras obras piadosas, procesiones ordinarias o extraordinarias hechas con licencia del Ordinario, a los que asistieran a los oficios mortuorios, a los que hicieran la paz con enemigos propios o ajenos, y a los que por estar impedidos no lo pudieran hacer, si, una vez oída la campana, rezan de rodillas el Padre Nuestro y el Ave María por el mismo enfermo.

CINCO AÑOS DE INDULGENCIA a los que rezando el Padre Nuestro y el Ave María, recibieran en su casa a los peregrinos pobres o ayudaran con sus limosnas los sufragios a favor de los cofrades difuntos. Así mismo a cuantos enseñen la doctrina cristiana."


 

La Cofradía de la Santa Veracruz, junto con la Archicofradía del Santísimo Sacramento, son las dos únicas hermandades torrijeñas con aprobación de la Santa Sede, y por tanto, podrían utilizar el título de Pontificias.

Publicado por Amigos de la Colegiata de Torrijos  el 1 de mayo de 2010

GALERÍA

VÍDEOS

CARTELES SEMANA SANTA TORRIJOS